Archivo de etiquetas| derechos humanos

¿Qué quiero para nosotras?

Después de la semana pasada me estaba preparando para un gran revuelo pero no pasó nada, esto sólo puede significar tres cosas; primero, todos están de acuerdo conmigo, segundo, a nadie le importa o tercero nadie está leyendo mi publicación (aunque éste último no parece estar correcto porque sé que  me están leyendo), así que es número uno o dos, aun así espero que alguien se preocupa lo suficiente para decir algo.

De todos modos,

Como dije en mi última publicación, no fui creada de la cabeza del hombre para estar por encima de él ni tampoco fui creado de sus pies para ser pisoteada, fui creada de una costilla, para estar a su lado y para complementarnos mutuamente. Así que no estoy igual a ningún hombre, por lo tanto, no quiero  igualdad, pero ¿qué es exactamente lo que quiero? Sólo quiero tres cosas. Equidad, justicia y respeto.

1.-Equidad; especialmente en nuestros trabajos. No hay equidad cuando a los hombres les pagan más que a las mujeres por  hacer el mismo trabajo. Es más triste que en algunas profesiones las mujeres se discriminan entre ellas y prefieren a los hombres para hacer el trabajo, he visto esto muchas veces, especialmente en el área de la enfermería, generalmente la Directora de enfermeras o la enfermera supervisora siempre prefieren que los hombres eso no es justo ¡ y es por falta de equidad!  Tenemos derecho a que se nos pague por el trabajo que hacemos, no para nuestro género, hay una enorme brecha que se debe empezar a cerrarse y tiene que comenzar con nosotros (sí señoras a ustedes les estoy hablando)

2.-Justicia; Solo porque somos las mujeres que no significa que deberíamos dejar que todo el mundo nos abuse físicamente o emocionalmente. Me entristece cada vez que oigo “ay ya sabes cómo son los varones” ¡Qué significa eso! ¿Cómo se supone que seamos nosotras? Especialmente cuando leo en las noticias y veo que abusadores sexuales salen libres y sin cargo alguno departe de la justicia. ¡No señor eso no es justo y nosotras merecemos justicia!

3.-Respeto; Todos elegimos cómo vivir nuestras vidas, qué o en quién creer, si alguien decide ser un ama de casa, por favor respétela, si una mujer decide ser un ingeniero petroquímico por favor respétela. Últimamente parece que el papel de las mujeres en nuestra sociedad se está menoscabando, y no importa lo que hagan siempre se les mira en menos. Nosotras somos muy importantes no sólo para la preservación humana, sino por muchas cosas.  ¡Así que por favor nos respetan!

Así que al final como dije en un principio sólo quiero equidad, justicia y respeto, pero esto no es sólo para nosotros (las mujeres) esto es lo mínimo que merece cada ser humano del planeta, porque adivinen qué, ¡no fuimos creados iguales!

Y tú mi amigo (a), ¿qué quieres?

Anuncios

¡NO QUIERO IGUALDAD!

ADVERTENCIA: Dudé publicar esto porque no quiero ofender a nadie. Aun así, voy a decir lo que pienso con respecto a este tema, y creo que tengo derecho a hacerlo porque soy mujer, así que hablare desde mi punto de vista. Así que, si son sensibles a este tema y quieren igualdad para todas las mujeres, por favor NO CONTINUES leyendo por qué no quiero igualdad para las mujeres ya que no quiero ofender.

Entonces, aquí voy…

Cuando estaba en la preparatoria era tan ingenua, creía que podía cambiar el mundo, si tuviera el poder iba a resolver todos los problemas de desigualdad en el mundo, no era la única que pensaba así, tenía un grupo de compañeros que creían lo mismo que yo, ah que ingenua.

De la misma forma que defendí la igualdad en aquel tiempo, con la misma sinceridad digo hoy “no quiero la igualdad para las mujeres!” No quiero ser igual a ningún hombre. ¿Por qué?

En primer lugar no fuimos creados iguales, realmente creo que fui creada por El Elohim de Abraham y Jacob, sí por el gran Jehová, de hecho El es mi creador y cuando me hizo decidió hacerme diferente no igual. A estas alturas ni siquiera tienes que creer en Dios, para darte cuenta que las mujeres y los hombres no son fisiológicamente iguales ¿o son? ¡Por supuesto que no! No tenemos la misma fuerza ni la misma debilidad, fisiológicamente hablando las mujeres podemos embarazarnos y tener niños, los hombres no pueden. Podría seguir en este tema, pero si tenéis curiosidad, investiga y te sorprenderás de lo diferente que somos. Pero nosotros no somos diferentes a ser separados, somos diferentes para complementarnos entre sí, y esa es lo lindo de todo esto. Sólo porque no tengo la misma fuerza física que mi esposo no significa que soy débil o menos de él, ¡nos complementamos!

En segundo lugar, el asunto de la igualdad me hace sentir que estoy en un concurso, parece que nos hemos declarado la guerra entre el uno y el otro, y aun así queremos llevar los pantalones en la familia, sinceramente.  Si buscamos en las escrituras encontramos varios versículos de la Biblia que dice que el esposo  es la cabeza, no olvidemos que somos el cuello. ¿Y quién mueve la cabeza? ¿No es el cuello acaso?  Entonces no olvidemos que “La mujer sabia edifica su casa: pero la necia con sus manos las destruye.”(Proverbios 14:1 RV)

En tercer lugar, no quiero la igualdad para las mujeres, porque yo no fui creada  de la cabeza del hombre para estar encima de el,  ni fui creada de sus pies o ser pisoteada, fui creada de una costilla, para estar a su lado, y para que nos complementemos, el Señor nunca se equivoca.

Por lo tanto, no quiero  igualdad porque NO SOMOS IGUALES, ni menos, ni más que los hombres.

La próxima semana les diré por qué no quiero igualdad, mientras tanto mi querido amigo (a) dime ; ¿Qué quieres para las mujeres?