Mi verano no tan encantador

El verano pasado fue un verano inesperado, fui a México. Se suponía que debía estar allí sólo el verano, pero al final nos quedamos allí durante 6 meses y 6 días y el verano encantador que se supone tendría … no fue tan encantador después de todo.

No debo quejarme porque después de todo me ayudo a crecer como persona o al menos es lo que creo. Mientras estuve allí, me encontré, me perdí y me volví a encontrar. No fue tan malo, aunque todo el tiempo que estuve en México me la pase enferma, ¡sí, has leído bien!… enferma, me dio gripe, dolor de garganta, varicela, me dio de todo y volví con bronconeumonía. Y te preguntas ¿por qué? pues yo me pregunto lo mismo, aun así pude continuar con mis actividades diarias hasta visite a mis amigos de las organizaciones sin fines de lucro con la que trabajo.

También pude hacer algo de trabajo misionero, aunque tuve que enviar a mi hija a la escuela regular a ella le damos clases en casa, sin embargo la experiencia no fue tan mala después de todo ella le llamo; caos. Tal vez esperábamos mucho de la escuela o los estándares de ellos eran muy bajos, ¡vaya usted a saber! Aún así hizo muy buenos amigos y le encantó la experiencia.

Les contare todo sobre mi viaje, en mis próximas entradas, mientras tanto solo pasaba a saludarles y hacerles saber que no me he olvidado de ustedes.

¡¡¡Dios es bueno, Él siempre es !!!

¡Bendiciones! 🙂

Anuncios

@ 4:15

Este viernes pasado fue el cumpleaños de mi hija, jugamos, comimos, nos abrazamos como locas, y nos reímos hasta que me dolió el estomago, nos divertimos tanto pero lo más importante de todo esto es que ella estaba muy feliz y eso no tiene precio para mí. Cuando ella nació no fue tan divertido.

Era un 23 de Mayo @ 10:30 am cuando llegue a la cita de control prenatal, ella solo tenía 30 semanas de gestación, ni cuenta me di, todo paso tan rápido, cuando vine a ver me dijeron tiene pre-eclampsia severa y hay que hacerle una cesárea de emergencia, la vida de ambas está en riesgo y pueden morir. ¡Tuve tanto miedo! 12 años después casi a la misma hora estábamos preocupadas de terminar la tarea de la escuela.

En cuanto llegue al hospital me prepararon para la cirugía y a las 4:15 pm una bebe saludable había nacido, aun así era muy prematura y no me dejaron abrazarla solo me la mostraron de lejos mientras se la llevaban a la sala de cuidados intensivos neonatales. Esta vez a la misma hora ella grito “es oficial ya tengo 12 y estoy muy feliz”

Quien iba a pensar que mi bebe prematuro me traería tanta felicidad y todo gracias a Elohim de Abraham y Jacob y a Él le agradezco cada minuto de su vida.

Y tú, ¿de que estas agradecido?

¡Me encanta la monarquía!

¡Sí, me encanta la monarquía! Después de todo, hago lo que dice mi Rey. Sigo sus leyes y mandamientos y ha prometido cuidar bien de mí. Llámalo conveniencia, pero hago lo que dice porque sé que él cumplirá su palabra pase lo que pase.

Observar sus leyes y mandamientos es una delicia para mí, aunque a veces cometo errores y no cumplo los mandamientos, no soy perfecta, pero Él aun así me perdona y sigue cuidando bien de mí, no importa que tan mal las cosas vayan estoy segura que El SIEMPRE estará allí. Amo a mi Rey y El me ama a mi, ¡que maravilloso es!

Él me ama mucho tanto que me heredará su reino, eso me hace una princesa, pero por favor no te inclines a mí! Soy solo yo. TODO el honor y la gloria deben ser SIEMPRE para Él.  Ahora ya sabes por qué amo tanto a la monarquía. Pero lo más importante es que; ¡amo a mi Rey!

Y tú amigo (a) ¿tienes un Rey?

Solo malas noticias

Este miércoles pasado más tardé  en despertar que en escuchar las triste noticia de lo que paso en la preparatoria de Pennsylvania, la semana antepasada fue una balacera en Fort Hood, Texas, ayer un incendio en Chile. ¡Sinceramente! no importa a donde vaya siempre hay malas noticias, pareciera que el cielo se esta cayendo y la gente sufre sin razón alguna. Escuchar las noticias es muy depresivo, no hay nada bueno lo uno que uno escucha son tragedias, la gente sufre por todo el mundo y algunos se pregunta…¿Que pasa?

Tranquilízate que todavía no es el fin del mundo, aunque así lo parezca, por eso muchos han perdido la esperanza y mientras que tenemos más preguntas que respuestas lo único que puedo decir es que: “[Dios] enjugará las lágrimas de sus ojos, y ya no habrá muerte, ni luto, ni llanto, ni dolor, porque todo lo viejo ha desaparecido” Apocalipsis 21:4

Aunque no lo parezca todavía hay esperanza, un día no muy lejano ya no habrá más dolor ni sufrimiento, pero mientras esperamos tenemos que continuar orando a nuestro Padre por que El es fiel a sus promesas, y tú no estás solo.

 

NO ABANDONES

Cuando vayan mal las cosas como a veces suelen ir,
cuando ofrezca tu camino sólo cuestas que subir,
cuando tengas mucho haber pero mucho que pagar,
y precises sonreír aun teniendo que llorar,
cuando ya el dolor te agobie y no puedas ya sufrir,
descansar acaso debes pero nunca desistir.

Tras las sombras de la duda,
ya plateadas ya sombrías,
puede bien surgir el triunfo,
no el fracaso que temías,
y no es dable a tu ignorancia figurarse cuan cercano,
puede estar el bien que anhelas y que juzgas tan lejano, lucha,
pues por más que en la brega tengas que sufrir.

¡Cuando todo esté peor, más debemos insistir!
Si en la lucha el destino te derriba,
si todo en tu camino es cuesta arriba,
si tu sonrisa es ansia satisfecha,
si hay faena excesiva y vil cosecha,
si a tu caudal se contraponen diques,
Date una tregua, ¡pero no claudiques!
“Porque en esta vida nada es definitivo,
toma en cuenta que: todo pasa, todo llega y todo vuelve”

—Rudyard Kipling

¿Qué quiero para nosotras?

Después de la semana pasada me estaba preparando para un gran revuelo pero no pasó nada, esto sólo puede significar tres cosas; primero, todos están de acuerdo conmigo, segundo, a nadie le importa o tercero nadie está leyendo mi publicación (aunque éste último no parece estar correcto porque sé que  me están leyendo), así que es número uno o dos, aun así espero que alguien se preocupa lo suficiente para decir algo.

De todos modos,

Como dije en mi última publicación, no fui creada de la cabeza del hombre para estar por encima de él ni tampoco fui creado de sus pies para ser pisoteada, fui creada de una costilla, para estar a su lado y para complementarnos mutuamente. Así que no estoy igual a ningún hombre, por lo tanto, no quiero  igualdad, pero ¿qué es exactamente lo que quiero? Sólo quiero tres cosas. Equidad, justicia y respeto.

1.-Equidad; especialmente en nuestros trabajos. No hay equidad cuando a los hombres les pagan más que a las mujeres por  hacer el mismo trabajo. Es más triste que en algunas profesiones las mujeres se discriminan entre ellas y prefieren a los hombres para hacer el trabajo, he visto esto muchas veces, especialmente en el área de la enfermería, generalmente la Directora de enfermeras o la enfermera supervisora siempre prefieren que los hombres eso no es justo ¡ y es por falta de equidad!  Tenemos derecho a que se nos pague por el trabajo que hacemos, no para nuestro género, hay una enorme brecha que se debe empezar a cerrarse y tiene que comenzar con nosotros (sí señoras a ustedes les estoy hablando)

2.-Justicia; Solo porque somos las mujeres que no significa que deberíamos dejar que todo el mundo nos abuse físicamente o emocionalmente. Me entristece cada vez que oigo “ay ya sabes cómo son los varones” ¡Qué significa eso! ¿Cómo se supone que seamos nosotras? Especialmente cuando leo en las noticias y veo que abusadores sexuales salen libres y sin cargo alguno departe de la justicia. ¡No señor eso no es justo y nosotras merecemos justicia!

3.-Respeto; Todos elegimos cómo vivir nuestras vidas, qué o en quién creer, si alguien decide ser un ama de casa, por favor respétela, si una mujer decide ser un ingeniero petroquímico por favor respétela. Últimamente parece que el papel de las mujeres en nuestra sociedad se está menoscabando, y no importa lo que hagan siempre se les mira en menos. Nosotras somos muy importantes no sólo para la preservación humana, sino por muchas cosas.  ¡Así que por favor nos respetan!

Así que al final como dije en un principio sólo quiero equidad, justicia y respeto, pero esto no es sólo para nosotros (las mujeres) esto es lo mínimo que merece cada ser humano del planeta, porque adivinen qué, ¡no fuimos creados iguales!

Y tú mi amigo (a), ¿qué quieres?

¡NO QUIERO IGUALDAD!

ADVERTENCIA: Dudé publicar esto porque no quiero ofender a nadie. Aun así, voy a decir lo que pienso con respecto a este tema, y creo que tengo derecho a hacerlo porque soy mujer, así que hablare desde mi punto de vista. Así que, si son sensibles a este tema y quieren igualdad para todas las mujeres, por favor NO CONTINUES leyendo por qué no quiero igualdad para las mujeres ya que no quiero ofender.

Entonces, aquí voy…

Cuando estaba en la preparatoria era tan ingenua, creía que podía cambiar el mundo, si tuviera el poder iba a resolver todos los problemas de desigualdad en el mundo, no era la única que pensaba así, tenía un grupo de compañeros que creían lo mismo que yo, ah que ingenua.

De la misma forma que defendí la igualdad en aquel tiempo, con la misma sinceridad digo hoy “no quiero la igualdad para las mujeres!” No quiero ser igual a ningún hombre. ¿Por qué?

En primer lugar no fuimos creados iguales, realmente creo que fui creada por El Elohim de Abraham y Jacob, sí por el gran Jehová, de hecho El es mi creador y cuando me hizo decidió hacerme diferente no igual. A estas alturas ni siquiera tienes que creer en Dios, para darte cuenta que las mujeres y los hombres no son fisiológicamente iguales ¿o son? ¡Por supuesto que no! No tenemos la misma fuerza ni la misma debilidad, fisiológicamente hablando las mujeres podemos embarazarnos y tener niños, los hombres no pueden. Podría seguir en este tema, pero si tenéis curiosidad, investiga y te sorprenderás de lo diferente que somos. Pero nosotros no somos diferentes a ser separados, somos diferentes para complementarnos entre sí, y esa es lo lindo de todo esto. Sólo porque no tengo la misma fuerza física que mi esposo no significa que soy débil o menos de él, ¡nos complementamos!

En segundo lugar, el asunto de la igualdad me hace sentir que estoy en un concurso, parece que nos hemos declarado la guerra entre el uno y el otro, y aun así queremos llevar los pantalones en la familia, sinceramente.  Si buscamos en las escrituras encontramos varios versículos de la Biblia que dice que el esposo  es la cabeza, no olvidemos que somos el cuello. ¿Y quién mueve la cabeza? ¿No es el cuello acaso?  Entonces no olvidemos que “La mujer sabia edifica su casa: pero la necia con sus manos las destruye.”(Proverbios 14:1 RV)

En tercer lugar, no quiero la igualdad para las mujeres, porque yo no fui creada  de la cabeza del hombre para estar encima de el,  ni fui creada de sus pies o ser pisoteada, fui creada de una costilla, para estar a su lado, y para que nos complementemos, el Señor nunca se equivoca.

Por lo tanto, no quiero  igualdad porque NO SOMOS IGUALES, ni menos, ni más que los hombres.

La próxima semana les diré por qué no quiero igualdad, mientras tanto mi querido amigo (a) dime ; ¿Qué quieres para las mujeres?