¡Hazte a un lado!

Hoy es 30 de Diciembre ya casi no queda nada para finalizar el año, no quedan más que unas cuantas horas, menos de 48 hrs quizás. Y pareciera que todo mundo esta afanado con su lista de resolución de año nuevo. Lo curioso de todo esto es que si comparamos la lista nueva con la del año pasado son casi lo mismo, puras promesas sin cumplir. Claro al principio de año todos están a dieta, otros que según no van a tomar y según que se van aportar bien, llega Febrero y como hay que celebrar el 14 a fuerza se rompe la dieta y todas las demás promesas.

Llega Mayo y todos como locos empiezan de nuevo con la dieta u otra cosa que se les ocurra por que el verano esta a la vuelta de la esquina y hay que lucir bien, ah paso el verano y nadie bajo de peso, ni se portaron bien como prometieron. Tristemente llega noviembre, y pareciera que las promesas que se hicieron a principio del año quedaron atrás y surge la nueva esperanza de que Diciembre llegara y se podrán hacer nuevas resoluciones de año nuevo, total lo importante es empezar ¿no?

Y en Diciembre detenemos el tiempo, vemos todas las promesas sin cumplir, aquellos que se pusieron adieta en vez de bajar subieron, y todas las otras cosas que se prometieron así mismos y no cumplieron, con tristeza vez la lista, te detienes y como premio de consolación te comes esa galletita, pastel o lo que este a tu alcancé, total cuando llegue enero empezaras de nuevo.

Qué triste, pero que triste es saber que ni siquiera podemos cumplir las promesas hechas a nosotros mismos, no y no es que no se pueda ¡Es que no se quiere! Siempre hay una escusa, un mañana, un después. Bien lo dice la biblia; el hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos. Lo bueno que Dios no es así, el cumple todas sus promesas y su palabra es fiel.

Así que si hoy estas triste, preocupado o te sientes culpable por todos esas promesas rotas, todo lo que no hiciste en 12 meses no lo vas a hacer en un día, si no eres feliz no olvides que Dios si cumple sus promesas y el quiere que seas feliz. Y lo único que te separa entre la felicidad y tú, eres tú. Así que ¡Hazte a un lado!

Anuncios